Mi primer contacto con el crochet + Patrón Bikini Blueberry

Este post viene cargado de ilusiones. Por un lado, porque es el primer patrón que edito fuera del blog y que podréis descargar. Eso significa que os podrá acompañar en vuestras vacaciones, o en vuestros ratos libres, sin que dependáis de internet. ¿Es genial, verdad? Y por el otro, porque todas mis andaduras con el crochet comenzaron con un bikini.

Os pongo en contexto: Hace algo menos de un año encontré un bikini de crochet en Pinterest que me enamoró. Lo consideré un amor platónico, ya que me pareció complicadísimo. No había tejido nada en mi vida. Eché un vistazo a algunos patrones, así en general, en busca de algo que me pareciese fácil y chulo, pero todos me sonaban a chino. Cabe decir que tampoco tenía mucha idea de donde mirar, y algunos estaban en inglés (para ponerlo todavía más difícil). Pero soy tozuda, y la idea se quedó rondando por mi cabeza…Así que cuando mi hermana vino a visitarme, le conté mis fantasias. Y lejos de quedar en el olvido, contarle algo a ella es echar leña al fuego, por lo que fuimos a comprar material.

Ignorante de mi, en aquel momento tenia dudas de si crochet y ganchillo eran la misma cosa. Hasta ese punto iba de perdida. ¡Pero aquello era ganchillo, del de toda la vida, que había visto hacer a mis abuelas y bisabuelas! No puedo mentir y decir que desconocía que existía, pero os aseguro que hasta ese momento no lo vi con nuevos ojos, descubriendo un mundo de posibilidades. Mi hermana trató de enseñarme lo que recordaba, que era bastante, aunque había aprendido de bien pequeña, pero me hacía un lío. Se terminaron sus vacaciones, y yo me quedé con mi hilo de malísima calidad lleno de nudos y arena de playa.

A la semana siguiente decidí buscar tutoriales en Youtube, y encontré uno de un top (que por cierto, ya no existe). No parecía nada fácil, sobretodo por el pentágono con florituras, ese fué mi primer error. Mi primer proyecto no iba a ser fácil. El segundo fue ir a comprar el material e improvisar, ya que compré un algodón rebajado más fino que el del tutorial. El tercer error fué no mirar tutoriales de puntos, y limitarme a imitar a la profesora en un vídeo con muy poca definición. Se anticipaba el desastre, no disfruté del proceso en absoluto. Y es que mientras lo tejía yo me preguntaba ¿como pueden decir que esto relaja? Si estaba yo más tensa…Apretaba el hilo como si se me fuera a escapar, y se desilachaba… ¡pero, no me preguntéis como, tras dos semanas de tortura tenía terminado mi micro top! Y entonces, a pesar de las turbulencias me invadió esa sensación, ese subidón que sientes al haber terminado algo con tus propias manos. Y creo que es eso a lo que estoy enganchada, lo que hace que cada punto tejido merezca la pena.

Pero la práctica hace al maestro, y aunque estoy lejos de la perfección, aquí me véis, compartiendo con vosotr@s aquello que se me antoja tejer. Así que todo lo que creo, estoy más que convencida de que podéis tejerlo. No quiero que este bikini sea vuestro nuevo amor platónico, sino que me alegraría saber que os animáis a hacerlo, aún si os da un poco de respeto. ¡Recordad que esto no es un examen, es un camino en el que debéis equivocaros para aprender, pero en el que si no lo intentáis no lo conseguiréis!

Todas las personas que ya estáis suscritas lo habéis recibido ya en vuestro correo. Si acabas de descubrirnos y deseas recibir el patrón en formato ebook, paso a paso y con imágenes, solamente tienes que suscribirte a la newsletter del Blog. Puedes hacerlo aquí mismo:

¡Suscríbete al blog!


No dudéis en comentarme que os ha parecido, ¡tomaré nota de vuestra experiencia para plantearme la posibilidad de crear más contenido en este formato!

Y tú, ¿en que punto te encuentras?
¿Llevas años en esto? ¿Eres una principiante? ¿O eres de las que se lanza a la piscina?

5 comentarios

  1. Lucía dice: Responder

    Pues en mi caso ya son muchos años tejiendo, pero vaya, que la gracia que tienes tu para inventar cosas no la he tenido jamás! Me parece precioso el Bikini, y menudo trabajo te has pegado, que nos has hecho hasta un libro!

    1. Gemma dice: Responder

      Muchísimas gracias Lucía, ¡¡comentarios así inspiran a crear más cosas!!

  2. […] el caso de la parte de abajo del Bikini Blueberry, por ejemplo, no quería que al unir la parte delantera y trasera quedase una costura que pudiese […]

  3. Ana maria dice: Responder

    Quiero hacer a mi hija un bikini, espero poder hacerlo un abrazo fraterno desde cali,colombia

    1. Gemma dice: Responder

      Seguro que sí Ana Maria, los bikinis parecen complicados de hacer pero su tamaño es siempre un buen aliado 😉

      Un abrazo!

Deja un comentario